miércoles, 13 de abril de 2022

Mona de pascua con zanahorias de crema de queso

Con la Semana Santa llegan las monas de pascua, las tartas decoradas con figuras de chocolate, plumas y pollitos, el resto... dependerá de la creatividad de cada uno

Este año me he decantado por una decoración divertida, con conejitos en un campo de zanahorias rodeados de huevos de pascua

Me gusta que cada año la mona sea diferente, podéis ver las monas de todos los años en este enlace

Disfruto yendo a las pastelerías para ver todas las creaciones de chocolate y buscar las figuras para nuestra tarta. No os imagináis como me divierte pensar en la decoración de la mona de pascua, está claro que si no lo disfrutara no la haría.

Cuando vi los conejitos, literalmente me enamoré, los encuentro una monería, ¡son tan divertidos!


En Chocolate factory compré los huevos de chocolate, the Eggcellents, huevos de chocolate blanco, con leche y negro, rellenos de praliné de avellana ¡exquisitos!

El interior de la mona como no podía ser de otra manera, un carrot cake, tenéis la receta en este enlace, es la tarta que más triunfa en casa así que hasta que nos cansemos hay tarta de zanahoria para rato, además me liga mucho con pascua, y aún más al decorar toda la tarta con zanahorias de crema de queso.

Pensé en decorar también con flores de frosting, pero se necesita un poco más de práctica, así que me decanté en decorar sólo con zanahorias que es un poco más fácil. 
Os dejo las imágenes de cómo hacer las zanahorias de frosting de queso que encontré en internet y me ayudaron bastante.
via

Ahora voy a daros un consejo de composición a la hora de decorar la tarta, los conejitos no los tenía que haber puesto tan atrás porque visualmente queda demasiado cargado en la zona posterior y muy despejado delante, para una mayor composición tendrían que estar más adelantados.
Como los protagonistas son los conejitos, los huevos tienen que ir atrás porque sino los taparían.
Y como todo tiene que estar en armonía, escogí unos pollitos no muy grandes para que estuviera proporcionado con el tamaño de nuestros conejitos.
Espero que os haya gustado.
¡FELIZ PASCUA!


martes, 5 de abril de 2022

Torrijas

Las torrijas o torradetes de Santa Teresa como decimos en Cataluña, son una de las recetas de Semana Santa más tradicionales y a que todos nos encanta.

Unos sencillos ingredientes se convierten en un bocado exquisito para disfrutar en estas fechas.

Llega Semana Santa y el cuerpo te pide los dulces típicos de esta época: torrijas, buñuelos de viento, pestiños, rosquillas, leche frita, monas de pascua... un gran abanico para deleitar a todos los paladares.

En casa somos mucho de buñuelos de viento, nos chiflan todas sus variedades, normales, rellenos de crema o de nata, pero como son más laboriosos que las torrijas en los últimos años nos vamos decantando por esta últimas, son un vicio y la prueba es que desaparecen muy rápidamente.

Vamos a por la receta por si eres uno de los pocos que no todavía no has sucumbido a esta delicia.

INGREDIENTES
-1 barra de pan del día anterior
-1 limón
-1 naranja
-2 ramas de canela
-1 litro de leche
-3 huevos
-aceite para freír
-azúcar y canela en polvo para decorar


ELABORACION
Calentar la leche con las 2 ramas de canela y la piel de un limón y de una naranja, y cuando empiece a hervir retirarlo del fuego para que se enfríe.
Cortar el pan en rebanadas de 2 centímetros de grosor. A mí me gusta cortar la barra de pan en diagonal porque salen las rebanadas más grandes, también se puede hacer con pan de molde, lo importante es que tenga una miga compacta.
Mojar las rebanadas en la leche por ambas caras y dejarlas en un plato
Rebozar las rebanadas en huevo batido y freír con abundante aceite
Una vez fritas, dejarlas sobre un papel absorbente
En un plato mezclar unas 4 cucharadas de  azúcar con una de canela en polvo y rebozar las torrijas por ambas caras.
¡Y a disfrutar!



sábado, 26 de marzo de 2022

New York. Ruta de contrastes

Y para acabar el viaje a Nueva York, una excursión fuera de Manhattan, la Ruta de contrastes.
Es una excursión que organizan diferentes agencias y te permite conocer diferentes barrios donde puedes ver realmente los contrastes que existen en la ciudad, de allí el nombre de la excursión. Te llevan al Bronx, a Queens, al barrio de Williamsburg en Brooklyn, y acaba en Chinatown, unos barrios con muchísimas diferencias entre ellos.

La ruta empieza en Manhattan y después de pasar Harlem, barrio donde predomina la gente de color, llegamos al Bronx, el barrio de los latinos que se caracteriza por el alto índice de criminalidad, siendo algunas zonas bastante peligrosas.
Es un barrio muy conflictivo con muchas pandas callejeras, los colegios tienen detectores de metales y rejas en sus ventanas, pero con la excursión te llevan a lugares seguros y no hay peligro alguno.
Lo más bonito son los grafitis que dan alegría a este barrio problemático.
En en el Bronx se encuentra el estadio de beisbol de los Yankees
Pasamos por la comisaría de policia, Precinct Police Station.
Luego pasamos por Queens, llena de preciosas casas unifamiliares con jardines abiertos, una imagen totalmente diferente a los rascacielos de Manhattan.
Continuamos la ruta y llegamos a Brooklyn, al barrio judío de Williamsburg donde viven los judíos ortodoxos. Vaya cambio, ¡parece que estés en otro país!.
Sus calles están repletas de judíos ortodoxos, ellos vestidos con abrigos negros, barbas, tirabuzones y sombrero de ala, ellas con pelucas (se rapan la cabeza cuando se casan), vestidas austeras, con colores oscuros, mangas debajo el codo y medias en pleno verano, muy tapadas para no atraer miradas masculinas.
Van a colegios separados por sexos, los autobuses escolares son sólo para esta comunidad, con las letras escritas en hebreo, si son de color rojo el autobús es de niñas, si es de color negro el autobús es de niños.
El barrio en sí no es bonito, más bien al contrario, fachadas viejas con ventanas enrejadas, lo curioso son sus habitantes. Fue una visita interesantísima para conocer más de cerca sus costumbres.
Si visitas el barrio el sábado "Sabbath" encontrarás todos los comercios cerrados pero irán vestidos con sus mejores galas para asistir al templo, ellos con un abrigo de satén y un gran enorme sombrero de pelo. Si lo visitáis el resto de días, los comercios estarán abiertos y podréis verlo con más movimiento.

Y la ruta acaba en Little Italy, lo que fue un barrio poblado por inmigrantes italianos ahora ya sólo queda una calle llena de restaurantes italianos en pleno Chinatown.
Realmente, fue un día lleno de contrastes dentro de la misma ciudad de Nueva York.

Aquí finaliza nuestro recorrido por la Gran Manzana, un viaje fantástico y los niños lo disfrutaron muchísimo.

viernes, 25 de marzo de 2022

New York. Harlem

Sabía que cuando fuera a Nueva York tenía que ir a una misa gospel, me encanta el gospel y quería vivir en primera persona qué se sentía asistiendo a una de estas misas, oir sus cantos y sus plegarias.
Así que reservamos el domingo para visitar la zona de Harlem.
Escogimos Bethel Assembly, porque según todas las webs que consulté era la menos turística. 
Pero no, en pleno mes de agosto era una turistada total, bueno, esta iglesia y todas. Había más turistas que personas de color asistiendo a la misa, está claro que está muy enfocado al turista.
A pesar de que no es un experiencia 100% "auténtica", está bien oir sus cantos, el sermón, como se mueven... sin tener que pagar ninguna entrada, sólo la voluntad.
Un consejo, id con mucha antelación porque se llena enseguida y hay unas colas larguísimas.
Este barrio del norte de Manhattan hace años era conflictivo pero en la actualidad es seguro pasear por los lugares más importantes de Harlem.
Está lleno de edificios muy bonitos, especialmente en los alrededores del Marcus Garvey Park. 
Las casas tienen un tono marrón y una bonita escalera de entrada.
Había leído dos sitios que estaban muy bien para comer en Harlem, Sylvia's y Roasted,
Nosotros fuimos a Sylvia's que es toda una institución en Harlem
Sus platos más famosos son el pollo frito y las ribs, pedimos las dos cosas y así lo probamos todo.
El pollo frito lo acompañamos con macarrones con queso (muy americano) y puré de patatas
 Y las ribs, con la salsa especial, con judías y arroz (podías pedir el acompañamiento que quisieras)
Para el brunch, uno de los platos típicos de Sylvia's es el pollo con gofre, y nosotros no podíamos irnos sin probarlo.
Personalmente esta combinación me cuesta más, así que los gofres fueron como el postre.
Hubo música en directo, un comida muy ambientada.
El problema de comer en restaurantes bien valorados y que salen en todas las guías es que hay mucha cola, ¡una hora de reloj!, así que si no hay prisa es una muy buena opción.

El otro restaurante famoso, también con mucha cola para comer, el Roasted es más moderno y también cantan jazz.
Continuamos el recorrido por Harlem, pasando por el famoso teatro Apollo, cuna de la música negra
donde se puede ver el paseo de la fama, con placas de los personajes más representativos de la música afroamericana
Llegamos hasta el Cotton club, un famoso club nocturno que se mantuvo abierto durante la ley seca de los años 20.
Continuando la ruta, pasamos por la catedral S. Juan el Divino, la catedral anglicana más grande del mundo, la tumba del general Grant y entramos en la Universidad de Columbia para ver el ambientazo de la inauguración del curso académico.
Y al final de la ruta a pie, un premio, ¡la mejores cookies del mundo!, las de Levain Bakery, blanditas por dentro con chips de chocolate y nueces.
Puro placer.
¡Parada obligatoria!

jueves, 24 de marzo de 2022

New York. Chelsea Market. High Line. Central Park

El Chelsea Market está situado en la antigua fábrica de galletas Nabisco, donde se inventaron las galletas Oreo.
Es un mercado con una construcción que recuerda la fábrica de galletas.
Hay pinturas que recuerdan el pasado galletil del lugar y todo el conjunto tiene un aire industrial muy interesante.
Un detalle curioso es que la fábrica de galletas estaba situada en la zona de los mataderos, así tenían cerca la manteca de cerdo. ¡Muy práctico!
Desde Chelsea Market cogimos el High Line, una antigua línea de tren que se ha reconvertido en un parque elevado.
Es un paseo rodeado de flores, árboles, esculturas y desde donde se pueden ver las calles de Nueva York desde arriba
Y al final de High Line llegamos al Vessel, una obra de arte convertida en atracción turística, una estructura de metal cromado formado por un entramado de escaleras sin fin interconectadas.
Cuando nosotros fuimos, verano 2019, se podía acceder y subir y bajar las escaleras, actualmente está prohibido el acceso.
Toda esta zona es nueva con un centro comercial donde encontramos el Mercado Little Spain del chef José Andrés, ¡una maravilla! Un mercado con puestos de comida española con un diseño exquisito.
Podéis encontrar churros, porras, gazpacho, paella, bocadillos de jamón y queso, helados al corte, cocas... Todo typical spanish!
El sitio es fantástico y te sientes orgulloso de ver como se vende así de bien nuestra gastronomía en Nueva York.
Un detalle, el precio muy neoyorquino, todo muy caro.

Por la tarde nos dedicamos a recorrer Central Park, ¡una de las cosas más bonitas de Nueva York!, sentarse en el parque, viendo jugar a béisbol con los rascacielos de fondo, ¡es brutal! Un oasis dentro del ruido de la gran manzana.
En invierno hay una pista de hielo y en verano atracciones.
Nosotros recorrimos la mitad del parque, la parte sur, te encuentras lagos con barquitos, una lechería,
la famosa fuente,
y el mirador y escaleras que hemos visto en tantas películas!
Es lo que tiene Nueva York, poder estar en los sitios que has visto tantas veces a través de la pantalla. 
Un paseo increíble, un oasis dentro del bullicio de la ciudad.


miércoles, 23 de marzo de 2022

New York. Brooklyn. Coney Island

Continuamos nuestra ruta por Nueva York visitando Brooklyn.
Os recomiendo mucho ir para ver el skyline de la ciudad desde esta perspectiva, y regresar a Manhattan cruzando el puente de Brooklyn.
Primero nos dirigimos (nosotros y muchos más que también querían la misma foto!) hacia DUMBO para hacer la famosa foto de los edificios rojos, con el puente de Manhattan al fondo y a través del arco se puede ver el Empire State.
Luego nos dirigimos hacia la orilla para disfrutar de las vistas de Manhattan y comer en la famosa pizzeria Juliana's sus pizzas tamaño XXL
Cruzar el famoso puente de Brooklyn es una fantástica experiencia, una de las mejores maneras de disfrutar de las vistas sobre el East River y el skyline de Nueva York
Como estuvimos muchos días por NY, una de las tardes la dedicamos a ir a Coney Island, a una hora en metro desde Manhattan y disfrutar del parque de atracciones que tantas veces hemos visto en las películas.
Fue como un soplo de aire fresco ya que no tiene nada que ver con la gran manzana.
Nos encantó disfrutar del parque Luna Park, con atracciones clásicas, siendo las más emblemáticas la noria Wonder Wheel y la montaña rusa Cyclone 
Coney Island es extravangante y con cierto encanto
Y también es famoso por sus playas y el muelle marítimo
El boardwalk, el paseo marítimo, está lleno de chiringuitos, con mucho ambiente, parece que estés en Santa Mónica!
No podéis iros sin comer los perritos calientes de Nathan's, los hot dogs más famosos de Nueva York

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...