martes, 25 de abril de 2017

Huevos rellenos de bizcocho

Estos huevos rellenos de bizcocho los hice por Pascua, pero los he guardado hasta hoy para coincidir con el reto Una galleta, un cuento de este mes, cuyo cuento escogido por Antojo en tu cocina fue Juan y las habichuelas mágicas, podéis ver el resto de propuestas aquí.
Estos huevos dorados rellenos de bizcocho son ideales para esta fiesta, son como los huevos de oro que pone la gallina del cuento.
Sorprende ver el bizcocho dentro del huevo. Aunque es fácil, es un poco pringoso y entretenido poner la masa dentro del huevo, pero queda tan divertido!!!!


Primero tenemos que vaciar los huevos, para ello hacemos un agujero en una punta y vaciamos todo el interior.
Lavamos los huevos y los hervimos para que queden bien limpios porque tenemos que hornear dentro los bizcochos.
Los dejamos secar, yo los dejé toda la noche para que estuvieran bien secos.
Hacemos la masa del bizcocho que queramos, yo hice el clásico de yogur.
En una bandeja para magdalenas, ponemos en cada orificio papel de aluminio (para que se aguanten de pie las cáscaras de huevo) y encima los huevos con el agujero en la parte superior.
Metemos la masa del bizcocho en una manga pastelera con una boquilla grande, e introducimos la masa por el agujero del huevo. Este paso lo tendremos que ir haciendo rápido y en pocas cantidades, porque, al ser la masa muy líquida se escurre. Rellenaremos un poco menos de dos tercios del huevo, porque la masa ya subirá.
Metemos la bandeja con los huevos en el horno y lo horneamos hasta que estén hechos.
Si cuando los sacamos del horno, parece un volcán porque la masa ha sobresalido, no pasa nada, se saca la masa que se ha salido y se limpia bien la cáscara con un papel de cocina húmedo.
Cuando estén los huevos fríos, tocará pintarlos.
He utilizado pintura comestible dorada, concretamente pintura en polvo que he disuelto con agua y he pintado el huevo con un pincel. He de confesar que una vez secos todavía teñían un poco, por lo que recomiendo que cuando lavéis los huevos los sumerjáis en agua caliente con vinagre blanco para que desaparezca la capa protectora del huevo y así después la pintura se adhiera bien.
Dejarlos secar, para ello los he pinchado con un palillo (pinchado en la masa por el agujero del huevo) en porexpan, y ya estarán listos.
No es imprescindible pintarlos, con el huevo blanco (o marrón) relleno de bizcocho queda igual de genial.
Para que quedara aún más realista en el centro del bizcocho, puse una cucharada de yema, la que me sobró de hacer las monas, tenéis la receta aquí, ¡así sí que parece un huevo de verdad!
A los niños les sorprendió un montón, tenían mucha curiosidad en saber cómo se había metido el bizcocho dentro, y Carla, mi pinche y que disfrutó un montón haciéndolos, pudo explicar el gran secreto que escondían estos huevos.
Un beso.



martes, 11 de abril de 2017

Mona de Pascua de yema

La mona de Pascua de este año ha sido tradi-innovadora, tradicional porque la he hecho de yema, todo un clásico, e innovadora porque además de los huevos de chocolate la he decorado con conejitos de fondant.
La base de la mona ha sido de lo más clásico en cuanto a monas de Pascua se refiere pero el toque divertido lo han puesto la escena de conejitos pintando huevos que he recreado.
Pascua se convierte en una gran fiesta en mi casa (aunque sea un poco adelantada por motivos de agenda), entre las monas que reciben mis hijos y las que nosotros regalamos porque somos padrinos, por unos momentos nuestra casa se llena de impresionantes figuras de chocolate y la mona tarta que hago yo para comer entre todos.
A los niños les ha divertido mucho los conejitos pintando los huevos, y por supuesto, en la decoración habían pollitos y plumas, que si no hay chocolate-pollitos-plumas ya no sería una mona, sería simplemente una tarta.
Un huevo grande de chocolate lo he decorado con fondant de colores como si el conejito lo estuviera pintando.
Los otros dos coloridos huevos, son huevos de verdad (bueno, sólo la cáscara) pintados y rellenos de praliné, muuucho praliné, todo el interior estaba relleno de praliné, ¡¡¡chocolate a cascoporro!!!!
Los conejitos los he manchado de "pintura" para que fuera más realista, que se note que son unos pintores de primera.
Hice un bizcocho genovés (receta aquí) al que le añadí ralladura de medio limón. lo calé con almíbar de limón, lo rellené con ganaché de chocolate (receta aquí), lo cubrí con yema y decoré los laterales con crocanti de almendra.
Como las recetas del bizcocho genovés y ganaché de chocolate ya los tengo publicadas y podéis ir a los enlaces, os dejo la receta de la cobertura de yema y el almíbar.

YEMA
INGREDIENTES (con estas cantidades tienes para cubrir dos tartas de 23cm)
-5 huevos grandes
-azúcar (el mismo peso que los huevos)
-35 gr de  maicena
-180 ml de agua mineral

ELABORACIÓN
Batir los huevos y añadir el agua mineral. Una vez mezclado, pasarlo por un colador fino.
Mezclar el azúcar y la maicena e incorporarlo a los huevos, sin que quede ningún grumo.
Poner la mezcla en un cazo a fuego lento hasta adquiera el espesor deseado.
Dejar enfriar sobre una superficie fría como el mármol de la cocina (es importante para evitar que la yema se oxide y coja una tonalidad verdosa)
Una vez frío se recoge y se guarda en la nevera hasta el momento de usarla.


ALMIBAR
INGREDIENTES
-100 ml de agua
-100 gr de azúcar
-zumo de medio limón (opcional) y/o licor (opcional)

ELABORACIÓN
Cocer el agua, azúcar y el zumo de medio limón (opcional) durante 5 minutos.
Fuera del fuego añadir el licor, si queréis, yo no le puse.

El bizcocho, la yema, el almíbar y el ganaché de chocolate los hice el día anterior, y el mismo día sólo tuve que montar la mona y decorarla.


¿También elaboráis vosotros la mona de Pascua o sois de los que la compráis? Si os gusta la respostería, disfrutaréis un montón haciéndola vosotros mismos.
Feliz Pascua a todos

jueves, 6 de abril de 2017

Galletas nido de Pascua

Pascua está a la vuelta de la esquina, y este año he hechos estas galletas que tantas veces había visto por internet y me tenían enamorada, unas galletas en forma de nido con huevitos de chocolate.

Cuando las ví las encontré ideales, sin glasa ni fondant, sólo cubiertas con chocolate y decoradas con unos huevitos de colores, unas galletas muy monas y además sencillas de hacer.
Pero a decir verdad, no me han resultado tan fáciles como aparentaban, dificultad no tienen pero entretenidas lo son un rato.
Para hacer estas galletas en forma de nido se utiliza un prensa ajo, pondremos la masa de la galleta e irán saliendo los hilos de masa que simularán la paja, pero como el prensa ajos es tan pequeño, tienes que ir poniendo poca cantidad de masa cada vez para que salgan los hilos de galleta, lo que hace que se haga un poco largo el proceso.
Por tanto, poca dificultad pero un poco entretenido.
INGREDIENTES para 12 galletas
Para la masa:
-210 gr de harina de repostería
-70 gr de mantequilla a temperatura ambiente
-100 gr de azúcar glas
-5 gr de levadura química
-1 huevo
-una pizca de sal
Para la decoración:
-75gr de chocolate para fundir
-huevitos de chocolate


ELABORACIÓN
Poner todos los ingredientes de la masa en un bol y mezclarlos bien hasta conseguir una masa homogénea.
Dividir la masa en 12 partes iguales, unos 38 gramos.
Ir metiendo pequeñas porciones de masa en el prensa ajos e ir prensando, obteniendo hilos de masa hasta acabar los 38 gramos de masa (lo hice en unas cuatro veces), quedando los hilos continuos y cortando con un cuchillo cuando se acabe cada porción de 38 gramos.

Con el dedo o con la base de una cucharilla, presionar en el centro para formar el hueco del nido.
Cuando estén los 12 nidos formados, meter la bandeja en la nevera durante una hora.
Calentar el horno a 150º y hornear las galletas unos 12 minutos hasta que estén doradas.
Cuando salgan del horno se puede marcar un poco más el hueco del nido, ya que por la levadura, después del horneado dicho hueco se levantará.
Dejar enfriar las galletas sobre una rejilla.
Mientras, fundir el chocolate en el microondas y cuando las galletas estén frías, poner un poco de chocolate en el centro del nido y encima unos huevitos de chocolate.
Quedan una nidos monísimos, con su paja dorada y unos huevitos multicolor que harán las delicias de los peques.
Pero no son sólo bonitas, además están muy ricas. Recién hechas están crujientes y la pizca de sal de les da un sabor delicioso.
Animaros, seguro que os encantan.



martes, 28 de marzo de 2017

Tarta de queso sin horno

Ahora que empieza el buen tiempo apetecen recetas fresquitas, y esta tarta de queso sin horno, además de ser muy sencilla tiene un sabor suave que triunfa cada vez que la hago.
Lo mejor de esta receta es que no tienes que abrir el horno ni un solo momento, sólo batir los ingredientes y dejar que cuaje en la nevera. Así de fácil y así de deliciosa, una receta fresquita y suave, que entra genial después de una comida.
Seguro que no podréis resistir a la tentación de probar un trocito, y si además se acompaña con fresas y frutos rojos, la combinación resulta exquisita.
INGREDIENTES
-1 paquete de galletas Digestive
-75 gr de mantequilla
-500 gr de queso para untar tipo Philadelphia
-400gr de nata para montar 35% mg
-100 gr de azúcar
-5 hojas de gelatina neutra (unos 8 gr)
-50ml de leche
-mermelada de fresas o frambuesa
-fresas y frambuesas para decorar
PREPARACION
Triturar las galletas con ayuda de un robot de cocina o metiéndolas en una bolsa de plástico y pasar un rodillo por encima hasta convertirlas en polvo.
Derretir la mantequilla en el microondas.
Mezclar la galleta pulverizada con la mantequilla y cubrir el fondo del molde desmoldable, yo he utilizado uno de 22 cm de diámetro. Extender la harina de galleta y aplastarla contra la base del molde para que quede una capa uniforme y que no se deshaga al cortar la tarta.
Meter el molde en el congelador hasta que hayamos terminado de preparar el relleno.
Poner en remojo las hojas de gelatina en agua fría durante unos 10 minutos aproximadamente.
Montar la nata bien fría con ayuda de unas varillas y en otro bol, mezclar el queso con el azúcar.
Incorporar la nata montada a la mezcla de queso con movimientos envolventes.
Escurrir las hojas de gelatina y echarlas en un cazo con leche que habremos calentado previamente un poco. Remover con una cuchara hasta su completa disolución.
Añadir la gelatina a la mezcla de nata y queso y remover con una espátula hasta que se integre todo bien.
Verter la mezcla en el molde y meterlo en la nevera unas 6 horas.
Cubrir con mermelada y volver a meter en la nevera.
Sólo faltará desmoldarla, acabar de decorar la tarta con las fresas y frambuesas, y ya estará lista para degustar
Algunos consejos:
Mejor hacerla de un día para otro para que cuaje todo bien.
Podéis utilizar cualquier tipo de galleta, la clásica María, Digestive, de canela..., incluso podéis añadir a la base, frutos secos triturados.
No sirve utilizar queso light.
Para montar bien la nata, el recipiente y la nata han de estar bien fríos.

Probadla, os va a encantar.




martes, 21 de marzo de 2017

Buñuelos de viento

Estamos en Cuaresma, y en Catalunya es época de buñuelos de viento, me consta que en otras zonas de España los buñuelos son típicos por Carnaval o por Todos los Santos, pero en mi tierra, cada miércoles y viernes de Cuaresma (los 40 días antes de Semana Santa) las panaderías y pastelerías venden estos pequeños dulces que a nosotros nos encantan, ya sean solos o rellenos de crema, nata o incluso chocolate.
Casi cada viernes (por no decir todos los viernes) caemos en la tentación y compro buñuelos para deleite de mis hijos, y de vez en cuando, me vengo arriba y los hago yo, entonces ese día se convierte en una gran fiesta porque tenemos buñuelos a tutiplén (que los días que los compro es poca cantidad porque son un poco caros).
Vamos con la receta, un dulce tradicional que a los niños les gustará hacer, les sorprenderá ver como los buñuelos se dan la vuelta ellos solos cuando se fríen, les encantará después rebozarlos en azúcar y más aún cuando sea el momento de comérselos, os aseguro que volarán (será por eso que les dicen de viento... jeje).
INGREDIENTES
-100 gr de mantequilla
-250 ml de agua
-10 gr de  azúcar
-170 gr de harina
-4 huevos
-5 gr de levadura
-una cucharadita de sal
-aceite para freir
-azúcar para rebozar


ELABORACIÓN
Thermomix
Poner en el vaso el agua, la sal y la mantequilla y programar 8 minutos, 100º, velocidad 4
Añadir de golpe la harina y mezclar 15 segundos, velocidad 4
Retirar el vaso y dejar enfriar unos minutos.
Programar velocidad 4 y sin tiempo ir añadiendo los huevos uno a uno, no echar el siguiente hasta que no esté integrado el anterior.
Retirar el vaso y dejar reposar la masa.


Tradicional
Colocar al fuego un cazo con el agua, la sal y la mantequilla, cuando empiece a hervir echar de golpe la harina y mezclar bien.
Dejar enfriar la masa.
Añadir los huevos de uno en uno mezclando bien hasta que estén bien integrados.
Para ambos procesos
Poner abundante aceite en una sartén a fuego medio.
Con una cucharita de postre coger porciones de masa, y con al ayuda de otra cucharita  tirar la masa al aceite.
Ellos solos se dan la vuelta, pero si no lo hicieran se tendrían que girar con una espátula.
Cuando estén dorados sacarlos, ponerlos sobre un papel absorbente y rebozarlos con azúcar.
Y ya están listos para comer!
Los buñuelos de cuaresma son ligeros y deliciosos, se convierten en un auténtico vicio, es que no podrás parar de comer!

jueves, 2 de marzo de 2017

Cómo hacer rosetones de papel

Los rosetones, abanicos o medallones de papel, como queráis llamarlos, son muy fáciles de hacer y lucen un montón en cualquier fiesta.

Se pueden hacer de un solo color con papel del tono escogido, comprar un papel estampado o bien, si se quiere algún motivo especial, se imprime sobre cartulina o papel, como lo he hecho yo.
Hay varias formas de hacer los rosetones de papel, os enseñaré como lo hago yo, porque no lo es mismo doblar un papel normal que una cartulina, que al ser más gruesa cuesta más doblarla pero quedará un rosetón con mucho más cuerpo.

MATERIALES
-papel DINA4 (yo he utilizado cartulina impresa con rayas rojas y azules, os lo podéis descargar aquí y aquí)
-lápiz
-tijeras
-regla
-pegamento de barra
-pistola silicona
Puesto el papel en horizontal, hacer unas pequeña marcas con lápiz cada 1 cm (arriba y abajo del papel) y con las tijeras trazar líneas verticales uniendo las marcas, ayudaros de una regla para que salgan rectas.
Doblar el papel por las líneas marcadas haciendo zig-zag, formando un acordeón. Veréis que se dobla de maravilla, es facilísimo y queda una doblez limpia sin arrugas.
Cortar el papel por la mitad, por lo que por cada DINA4 nos saldrán dos trozos.
Para hacer un rosetón de 20 cm de diámetro se necesitarán 3 trozos, es decir, necesitamos 2 DINA4 que se convertirán en 4 trozos, de los cuales utilizaremos 3 para formar el rosetón.
Si queréis un rosetón el doble de grande, no cortéis por la mitad el papel DINA4, y utilizad más hojas.


Una vez estén todas las hojas de papel marcadas y dobladas, vamos a unirlas con pegamento.
Cuando tenemos los 3 trozos de papel pegados, sólo faltará pegar los extremos formando el rosetón.
Ahora toca unir el centro del rosetón, para ello apretamos hacia adentro con los dedos (tiende a abrirse) y ponemos una gota de silicona para enganchar, y encima ponemos un círculo o estrella o lo que más os guste para que quede más decorativo, las estrellas que yo he utilizado las podéis descargar aquí

Se pueden cortar los extremos en punta cuando tenemos el papel doblado en forma de acordeón, de esta manera resulta un rosetón diferente y muy decorativo.

Combinando tamaños y colores, estos rosetones van a quedar genial en toda celebración.
¡Qué ganas de que decoren mi próxima fiesta!
Un beso

sábado, 25 de febrero de 2017

Besos de dama. Baci di dama

Los baci di dama o besos de dama son un dulce típico de la región italiana de Piemonte, de avellana y chocolate.
Reciben este nombre porque su forma nos evoca los labios de una mujer en el momento de besar, sellados por un fina crema de chocolate.
Este mes, el cuento propuesto por Patty's cake para el reto Una galleta, un cuento es La rana y el príncipe, y estos besos de dama serían ideales para dar un dulce beso a la rana, a ver si, hay suerte y se convierte en príncipe. Podéis ver el resto de propuestas para este cuento aquí.
Dulces besos con sabor a avellana y chocolate que se derriten en la boca, como los famosos bombones Baci.

INGREDIENTES para 30 besos de dama
-140 gr de mantequilla a temperatura ambiente
-115 gr de azúcar
-1 yema de huevo
-175 gr de harina normal
-115 gr de avellanas
-100 gr de chocolate negro


ELABORACIÓN
Triturar las avellanas hasta que queden bien molidas.
En un bol, batir la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee.
Incorporar la yema de huevo, la harina tamizada y la avellana picada. Amasar hasta integrar.
Envolver con film transparente y dejar reposar en la nevera como mínimo un hora (yo la tuve toda la noche, porque me va mejor preparar la masa la noche anterior, y al día siguiente hornear)
Precalentar el horno a 160º y forrar una bandeja de horno con papel de hornear.
Coger pequeños trozos de masa de unos 8 gr e ir hacer bolas que colocamos en la bandeja del horno. Dejar separación entre unas y otras porque se expanden.
Hornear unos 20 minutos o hasta que estén doradas.
Sacar del horno y ponerlas en una rejilla para que se enfríen.
Derretir el chocolate del relleno, y una vez las galletas estén frías, untar la mitad de ellas con chocolate, que serán la base de los besos, y con la otra mitad, cubrir cada pasta ya untada, para cerrar.
Seguro que estos golosos besos os enamoran, a nosotros nos han conquistado.
Un beso, hoy, de lo más chocolatoso.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...