martes, 16 de abril de 2019

Carrot cake mona de Pascua

La mona de Pascua de este año es un carrot cake con una decoración súpermona, un montón de huevos de chocolate de diferentes tipos y unas orejas de conejo.
Los años anteriores me había decantado por las tradicionales monas de Pascua, un bizcocho genovés de yema o con ganaché de chocolate, incluso un año preparé un drip cake, pero este año me he decantado por una tarta más moderna y además creo que el carrot cake es una tarta ideal para Pascua, con eso de relacionar el conejo de pascua con la zanahoria.
Pero se tenía que adornar especialmente para Pascua, para ello hice unas orejas de conejo con limpiapipas dorado,  puse tres huevos de diferentes chocolates, un montón de huevitos de varios colores, huevos pecosos de Lacasitos y unas grajeas de chocolates de preciosos colores primaverales, como los lacasitos pero de colores más bonitos.
Y como no, plumas y pollitos, que sino ya no sería una mona.
Os dejo la receta del carrot cake, el bizcocho queda súperesponjoso y si a estas alturas todavía no lo habéis probado y os da reparo el tema de la zanahoria, no os preocupéis, no se nota y le da mucha jugosidad al bizcocho.


INGREDIENTES (con estas cantidades da para hacer una tarta de 18/20 cm de diámetro)
-400gr de zanahorias
-280 gr de harina
-4 huevos L
-200 gr de azúcar moreno
-240 ml de aceite
-100 gr de nueces
-1 cdta de canela
-1/4 cdta de nuez moscada
-1 sobre levadura

Para la crema:
-400 gr queso philadelphia
-100 gr de mantequilla
-250 gr de azúcar glas

ELABORACION
Lavar, pelar y rallar las zanahorias. Como contienen mucha cantidad de agua, apretar la zanahoria rallada con las manos un poco para que suelten agua, tampoco mucho porque sino el bizcocho quedaría seco.
Batir los huevos junto con el azúcar
En un bol aparte, mezclar la harina, sal, canela, levadura y nuez moscada y añadirlo a la mezcla anterior.
Añadir el aceite poco a poco batiendo hasta integrar.
Por último añadir las nueces picadas.
Verter la masa en un molde engrasado y hornear el bizcocho a 180º durante unos 45 minutos o hasta que al pinchar con un palito salga limpio.

Para hacer la crema:
Batir la mantequilla a temperatura ambiente hasta que blanquee, y añadir el azúcar glas tamizado.
Cuando estén integrados, añadir el queso philadelphia y batir .

Poner crema en cada capa del bizcocho y cubrir toda la tarta con una capa fina de crema que hará de tapa migas. Ponerla en la nevera unos 30 minutos para que se enfríe y finalmente poner una capa generosa  de crema, alisándola con una espátula.

Para hacer el topper de las orejas de conejo sólo se necesitan 4 limpiapias dorados y 2 palillos.
Para hacer una oreja, coger dos limpiapipas, juntar las puntas de un extremo y retorcerlas entre ellas. Hacer lo mismo en el otro extremo, dejando libre las puntas del limpiapipas para enroscarlas en el palillo. Para que queden más sujetas podéis poner un poco de silicona o simplemente celo.
Dar forma a la oreja quedando en punta en los extremos y más ancho en el centro.
Repetir el proceso para hacer la otra oreja.
Como yo no las quería tan grandes y con un sólo limpiapipas quedaba una oreja un poco pequeña, corté un trocito de limpiapipas para hacerla a la medida que me interesaba.
La tarta de zanahoria es una de nuestras tartas preferidas, tenéis que probarla porque os va a encantar.
Si queréis más ideas para vuestras monas de pascua, podéis pinchar aquí
¡Feliz Pascua!

martes, 9 de abril de 2019

Hot cross buns

Los hot cross buns o panecillos de Pascua, tradicionales de la cultura anglosajona, son unos bollitos tiernos, dulces y aromáticos, con pasas en su interior, que se caracterizan por una cruz de masa más clara en la parte superior.
Hacía tiempo que quería hacerlos y nos han encantado, ¡qué digo!, nos han rechiflado.
Hace siglos que los hot cross buns acompañan la Pascua británica, y a pesar de lo que nos podríamos imaginar, la cruz no hace referencia a la cruxificción, porque anteriormente, los anglosajones ya comían bollos marcados así en honor a la diosa Eostre, diosa de la primavera, de donde proviene la palabra Easter, Pascua en inglés.
Seguro que cuando los hagáis vais a triunfar, porque su sabor y la cruz tan particular de estos panecillos los convierten en un resultado muy diferente a lo que estamos acostumbrados.
Yo he puesto canela y nuez moscada, pero se pueden añadir más especias, como clavo y cardamomo, dependerá del gusto de cada uno.
Y para los que no les gusten las pasas, se pueden sustituir por chips de chocolate. Como véis, no hay excusa para poder disfrutar de unos ricos hot cross buns.
Quedé impresionada de como desaparece y aparece la cruz al hornearlos, ir mirando el horno y sabréis de lo que hablo, hay un momento que la cruz se funde con el resto del bollo, pero después se doran los laterales y queda la cruz totalmente marcada en blanco. Es muy curioso.

Podéis tomarlos solos o con mantequilla y mermelada, yo los prefiero sin nada para poder degustar mejor todos su sabor.
Son ideales para desayunar, especiados y con una miga esponjosa... ¡Tenéis que probadlos!
Vamos a por la receta
INGREDIENTES
Para la masa:
-300 ml de leche
-50 gr de mantequilla
-500 gr de harina de fuerza
-15 gr de levadura fresca (o 5 gr de levadura de pan seca)
-75 gr de azúcar
-1 huevo L
-70 gr de pasas sultanas
-ralladura de 1 naranja
-1 cdta de canela
-1 cdta de nuez moscada
-5 gr de sal
Para la cruz:
-100 gr de harina
-100 gr de leche
Para pincelar:
-1 huevo M
-2 cdas de mermelada de albaricoque

ELABORACION
Poner todos los ingredientes excepto la mantequilla y las pasas en el bol de la amasadora y amasar un par de minutos.
Agregar la mantequilla ablandada en dos tandas y seguir amasando en intervalos de 1-2 minutos con reposos intermedios de 10 minutos hasta que la masa esté muy fina y elástica.
Finalmente agregar las pasas y mezclar.
Poner la masa en un bol engrasado, cubrirlo y dejar doblar su volumen a temperatura ambiente sin corrientes, lo podéis poner dentro del horno apagado.
En este punto, para que el levado no sea tan largo y acortar tiempos, lo pongo en la nevera toda la noche, tapado con papel film, y al día siguiente continúo.
Si se ha fermentado en la nevera, sacarlo una hora antes para formar los bollos.
Dividir la masa en porciones de unos 65 gr., salen 16 bollos, y ponerlas en una bandeja forrada con papel sulfurizado. Si queréis que sólo os salgan 12 bollos, que es lo que os cabrá en una bandeja grande horno, hacer los bollos más grandes, pero teniendo en cuenta que se juntarán bastante en el horneado.
Cubrir con papel film y dejar que doble su volumen.
Mientras, preparar la masa para hacer la cruz mezclando la harina con la leche (o agua si queréis) sin que quede ningún grumo y ponerla en una manga pastelera con una boquilla pequeña, si no tenéis boquilla cortar la punta de la manga.
Pintar con huevo batido el bollo y hacer la cruz con la masa que tendremos en la manga pastelera.
Hornearlo a 180ºC durante unos 15-20 minutos hasta que estén doraditos.
Mezclar 2 cucharadas de mermelada de albaricoque con agua y ponerlo en el microondas para que se caliente, mezclarlo bien y pasarlo por un colador
Una vez fríos, pintarlos con la mezcla de mermelada.
Aguantan unos 3 días perfectamente tiernos, incluso se pueden congelar (yo quería hacerlo, pero al final no pude porque literalmente volaron).
Si queréis descubrir cosas nuevas, probad los hot cross buns esta Pascua, os van encantar.
Ah! Y seguro que no podréis comer sólo uno.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...