jueves, 28 de junio de 2018

Bundt cake con chips de chocolate

Siempre apetece un rico bizcocho, pero si además es con esta forma tan bonita, con chips de chocolate y vainilla, el deseo se hace aún mayor.

En la fiesta americana que hicimos hace tiempo, además de un delicioso New York cheesecake, hice este rico bundt cake que decoré con lacasitos azules, rojos y blancos de acuerdo con los colores de la fiesta.

Cualquier bizcocho luce mucho más si se hornea con un molde de bundt cake, el mío el modelo Heritage de Nordic Ware, pero no es sólo bonito por fuera, por dentro es delicioso, vamos con la receta.
INGREDIENTES
-250 gr de mantequilla
-400 gr de azúcar
-3 huevos L
-un sobre de levadura
-1/4 cucharadita de sal
-120ml de leche templada
-1 cucharadita de extracto de vainilla
-100 gr de pepitas de chocolate



PASO A PASO
Batir la mantequilla hasta que blanquee.
Añadir poco a poco el azúcar hasta que se integre.
Ir añadiendo los huevos semibatidos uno a uno.
En un bol tamizar la harina junto con la sal y la levadura. Añadir una tercera parte los ingredientes secos a la mezcla anterior, mezclar ligeramente y añadir la leche, y repetir este proceso dos veces más, acabando con la harina.
Mezclar con la vainilla a velocidad baja hasta que esté todo integrado
Preparar el molde bundt cake poniendo spray antiadherente, echar la mitad de la mezcla, poner la mita de las pepitas, añadir el resto de la mezcla y el resto de pepitas.
Dar unos golpes con el molde sobre la mesa, para que no queden burbujas y quede la masa bien repartidas.
Hornearlo durante 50 minutas en el horno precalentado a 170º. Pinchar con un palillo y si sale seco significa que ya está listo.
Un vez horneado, dejar reposar el molde durante 10 minutos, desmoldar y dejar reposar sobre una rejilla.
Ya sólo quedará decorarlo al gusto, en mi caso, rellené el centro de lacasitos pero se puede cubrir con chocolate, con glasa de limón... lo que os guste.

Mirad el interior, me encanta encontrar muchas pepitas de chocolate.
A saborearlo!

miércoles, 20 de junio de 2018

Sol de hojaldre y nutella

Parece que el buen tiempo ha llegado para quedarse, ¡ya era hora!, un sol radiante que nos acompañará estos próximos meses y que con tantas ganas lo estábamos esperando.
Yo os traigo la versión comestible, un sol para chuparse los dedos.

Con la combinación de hojaldre y nutella se pueden hacer un montón de cosas, como un árbol, un cisne, una flor ... y ésta en forma de sol queda también muy divertida.
Es tan fácil, rápido y vistoso que repites seguro, vamos con la receta.
INGREDIENTES
-2 placas de hojaldre redondas
-nutella
-azúcar glas
-un huevo
ELABORACIÓN
Precalentar el horno a 180º
Extender una masa de hojaldre redonda y untarla de nutella (o nocilla o crema de chocolate y avellanas casera) dejando el borde sin untar.
Taparla con la otra masa de hojaldre redonda y colocar un vaso en el centro que será la parte que no cortaremos.

Cortar en 4 partes con la ayuda de un cuchillo. Luego cortar cada parte en 2 y cada una de estas partes en 3. De modo que al final tendremos 24 partes

Enroscar cada tira, todas en el mismo sentido para que quede después un sol bonito.

Pintar con huevo batido el sol y hornearlo durante 15-20 minutos
Cuando esté horneado, sacarlo del horno y dejarlo enfriar complemente.
Espolvorear azúcar glas por encima y a disfrutar!
¿A que es muy fácil?Una receta muy rápida y con un resultado espectacular, de las que a mí me gustan!
Un beso


jueves, 14 de junio de 2018

Comunión marinera

Este año es el año de las comuniones (pasa como en las bodas, hay una temporada en que tienes un montón), y en la del domingo pasado disfruté preparando un candy bar marinero, ¡me encanta esta temática!, viviendo al lado del mar es una decoración muy apropiada y más si se celebra justo al lado del Mediterráneo.


Los colores predominantes, el blanco y azul, en diferentes tonalidades, resultando una composición muy limpia y fresca.

Sobre el mantel blanco puse una red azul que compré en amazon, que le daba el toque claramente marinero


Decoré la mesa con un barco, estrellas de mar, conchas, anclas, un faro, un marinero y varios elementos náuticos que nos transportaban directamente al mar.


Presidiendo la mesa el nombre del protagonista de la comunión, Marc. Queda muy chulo el nombre en madera y además es un bonito recuerdo que se pondrá después en su habitación.

Hay tantas chuches de temática marinera que ayudan mucho a que todo esté cordinado, tiburones, conchas, estrellas de mar..., muchas golosinas en azul acorde con el color de la mesa.

Y no podían faltar las bolas de cereal en azul perlado y los bombones con avellana de color blanco perlado (os expliqué aquí donde se pueden comprar), es que me encantan, las encuentro tan elegantes, diferentes y además buenísimas que tienen que estar sí o sí en la fiesta de la primera comunión.

Algunas de las bolas de cereal azules las puse en cápsulas de magdalenas blancas, encima de un alzatartas lleno de azúcar moreno que simulaba la arena y decorado con conchas.

Y en el fondo, rosetones y farolillos en tonos azules.


Para que se llevaran los recuerdos y las chuches, unas bolsitas azules. Es muy cómodo dar bolsas porque a veces no sabes como llevarte los detalles y los invitados lo agradecen.

Y hasta aquí, la comunión de estilo marinero para los apasionados del mar. Es que en mi familia nos encanta el mar, y aunque por aquí no se estila que los comulgantes vayan vestidos de marineros, no quita que sí podamos hacer un candy bar con esta temática, y es que además queda genial.
A mí me encantó.





martes, 15 de mayo de 2018

Primera comunión de Carla. La tarta y decoración

Ya sabéis que me encanta hacer tartas, que en los últimos años me encargo de las tartas de todas las celebraciones, pero en la Primera Comunión de Carla, era impensable, por varios motivos, por no estar a la altura de tal acontecimiento (obviamente), por el tiempo y la logística.

Así que lo encargamos a un grande de la pastelería, a Escribà (soy fan número uno!!!), a un artista en sorprender, en hacer que el momento tarta sea mágico, como dice en su página web, "no sólo hacemos pasteles, creamos ilusiones"
Descartamos tarta de fondant, ni naked cake, ni drip cake... más que nada porque son tipos de tarta que ya hago yo, y nos decantamos por las tartas decoradas con brochetas de chocolate, su signo de identidad.

Una tarta sacher llena de brochetas de chocolate en blanco, rosa y rojizo.
Labios de chocolate, macarons, flores, fresas bañadas de chocolate... y con el nombre de Carla en chocolate decorado.

El momento de la tarta tiene que ser un momento especial, tiene que sorprender, así que no tenerla durante toda la comida a la vista en la mesa dulce, ayuda a que ese momento sea más mágico, y si además le ponemos dos antorchas, el momento de entrar el pastel hace que sea realmente wowww!!!!

Porque toda celebración se acaba con la tarta, se hacen fotos con la tarta (nunca con el primero ni el segundo plato), así que es un momento que tiene que ser muy bonito.
Y en casa del herrero, cuchillo de palo... pues Carla no quiso que la modelara en fondant (mira que lo he hecho para otras personas!) Al estar acostumbrada a guardar de los cumpleaños figuras de la tarta de fondant, quería una muñeca de cerámica, de las de siempre, eso sí, que se pareciera a ella, para tenerla en su habitación de recuerdo de su gran día. Pues dicho y hecho, una figura de niña de comunión a su imagen y semejanza.

En cuanto al resto de la decoración de la comunión, hice un aro con globos y el nombre de Carla.
Ya había hecho uno el año pasado, y como me gustó tanto, he repetido. Podéis ver como se hace aquí.

Para señalar el sitio de la protagonista de la primera comunión, puse un globo gigante decorado con tassels en rosa y dorado, los mismos tonos que la Candy bar

Y para entretener a los niños mandalas para pintar, juegos y un photocall infantil para que se lo pasaran en grande.
¡Cómo se divirtieron con el atrezzo y siendo un "cuadro"!

Fue un día fantástico que recordaremos por mucho tiempo.
Un beso





jueves, 10 de mayo de 2018

Primera comunión de Carla. Candy bar

Y llegó el dia que hemos estado preparando durante tanto tiempo, el día de la primera comunión de Carla.
Porque la Primera Comunión no es como una fiesta de cumpleaños cualquiera, no es tan solo preparar la fiesta, la tarta, los detalles, ni incluso el encontrar traje para toda la familia, especialemnte para la comulgante (y mira que todo ésto da mucho, pero muchísimo trabajo), sino que son dos años de preparación para este gran día, por lo que tiene que ser muy especial.
Aunque lo celebramos en un restaurante, no podía dejar de poner mi toque personal y hacer un candy bar para esta fecha tan importante.
Una mesa dulce presidida por la tarta de chuches y galletas que ya os enseñé, con los detalles para los invitados, y con galletas, dulces y bombones para endulzar la velada.

Además de chuches, puse unas bolas doradas de cereal, están muy ricas, y es que además quedan muy elegantes y bonitas en las mesas de comunión y boda.

Yo las compré por internet (en algunas tiendas de chuches también las tienen, aunque sean por encargo), son de la marca Tukán y las hay de diferentes colores perlados, unos tonos preciosos que hacen que la mesa dulce quede de lujo.

Con tono también perlado, compré unos bombones rosas con corazón de avellana cubiertos de chocolate blanco, bombones Maxmi, en Barcelona los podéis comprar en la calle Lepanto, 323.
Si los de cereal están ricos, estos bombones de avellana y chocolate blanco ya son lo más, realmente deliciosos, extraordinarios. Estos bombones, aunque también les gustan a los niños, van más dirigido a los adultos, ya que se trata de un bombón de gran calidad que además tiene una apariencia muy elegante.

Para los recordatorios dibujé a Carla con su vestido de comunión y la pinté con acuarela. Sí, las dibujé yo, ¡ni yo misma creo que me haya atrevido!
El mismo dibujo con una corona de flores de acuarela sirvió también de topper para decorar la mesa dulce

Los recordatorios y toppers los imprimí en la imprenta con un papel muy grueso y rugoso, de esta manera quedaron unos puntos de libro con mucho cuerpo.

Entre las galletas y el dibujo personalizado, todo muy DIY, quedó todo muy conjuntado.


Además de las galletas de niña de comunión, encargué unos detalles para las señoras y los niños (a los señores ya les damos un recordatorio con la foto de Carla)

Para las señoras, unos saquitos de lavanda con el nombre de Carla bordado

Y para los niños, un lápiz con el nombre de cada pequeño invitado en madera.
El nombre de las niñas en rosa palo, y el de los niños en mint.

Creo que hace mucha más ilusión que cada uno se lleve el lápiz con su nombre que no con el nombre de la niña de la comunión (aunque no ponga el nombre de Carla en el lápiz seguro que se acuerdan, y lo más importante, seguro que lo utilizan más si pone el nombre de cada niño y no el de Carla).
Tanto las bolsitas de lavanda con el nombre bordado como los lápices personalizados con el nombre de madera los encargué a Teresa Estrem, precioso todo su trabajo.

En el borde de la mesa puse una guirnalda de borlas de papel de seda, en dos tonos de rosa y dorado, como el resto de la mesa. Si queréis saber como se hacen las borlas, os lo explicaba en este enlace.

Con algunos detalles en dorado combinado con el rosa y blanco, resulta una mesa femenina y dulce.
Una combinación que me encanta.

Espero que os haya gustado, en el post de la semana que viene os cuento sobre la tarta y el resto de decoración de la comunión
Os espero





viernes, 4 de mayo de 2018

Tarta de chuches y galletas

La galleta de niña de comunión que os enseñé ayer, además de regalarlas en sus respectivas cajitas, sirvió para decorar un tarta de chuches.

Hice una tarta con gominolas y galletas que fue el centro de la candy bar.
Además de la niña de comunión, decoré flores en tonos rosa, blanco y amarillo, tonos suaves para esta ocasión tan especial.

Embolsé las galletas para que no perdieran frescura y si no se comían se las pudieran llevar.
Las gominolas que utilicé también eran de tonos rosados, blancas y amarillas, los tonos de la mesa dulce, y algún toque de verde que haría de hojas.
Me encantan las nubes en forma de flor, que insertadas en un palillo o brocheta (dependiendo de la altura) y con una gominola verde (lengua verde o una manzana) hacen que realmente parezca una dulce flor.
Y si además ponemos las flores juntas a diferentes niveles, hacen un bouquet de lo más bonito.

Para que no se vea el palo en las flores altas, recomiendo poner gominolas por toda la brocheta que se vaya a ver.
Me gusta que las tarta de chuches estén bastante tupidas, quedan mucho mejor. Es preferible que el centro sea más pequeño y tupido que no que sea muy grande pero que quede vacío.

Pusé también pequeñas decoraciones hechas con fondant, una mariposa aquí.... otra allí...., una florecita aquí.... otra allí.... Pequeño detalles que hacen la tarta más especial.

Pero los detalles todavía no se han acabado, también había abejas y mariquitas esparcidas por la tarta, lacasitos pintados con rotulador negro comestible y un poquito de glasa blanca para hacer las alas de las abejas.

Entre las galletas decoradas, gominolas, detalles de fondant y bichitos de lacasitos, la tarta estaba llena de detalles, siendo muy bonito ver la cara de los niños descubriendo los pequeños detalles que escondía la tarta


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...